Un cinco estrellas apabullante

Un cinco estrellas apabullante

El mejor hotel del mundo

Los lectores (y suponemos huéspedes) de una de las más prestigiosas revistas de viajes internacional han elegido al hotel Ballyfin como el mejor del mundo. ¿Saben dónde está?

La casa palaciega del Ballyfin
La casa palaciega del Ballyfin | Fotos cedidas por el hotel Ballyfin

La pasión ancestral de los irlandeses por los castillos y mansiones repletos de excitantes y fanstasmagóricas leyendas es proverbial. La nobleza de aquella verde isla siempre se ha matado por conseguir uno, tenerlo en propiedad, y demostrar a los demás su poder, su estatus, su porte. Pues el mejor hotel del mundo, según miles de visitantes de cientos de establecimientos de lujo de todo el planeta se encuentra allí, en Irlanda, y en concreto se llama Ballyfin, una casa palaciega situada a tan solo una hora y media al norte de Dublín.

La señorial entrada al hotel | Hotel Ballyfin

El condado de Laois acoge esta mansión palaciega que, como todas las de su especie, alberga una historia intrigante, como debe ser, se llama pedigrí. Se yergue sobre las ruinas de un viejo castillo isabelino que acabó sus días convertido en ruinas, así que sir Charles Henry Coote decidió reconstruirlo en lo que es hoy, una elegante casa palaciega. Se decía entonces que se convirtió en el edificio más grandioso de ese país (y nadie lo duda actualmente). Pero pasó el tiempo, eso que pasa en todas partes, y su esplendor se transformó en un internado, de esos a los que los pudientes envían a sus hijos. Así durante 80 años, hasta que unos adineraros norteamericanos, Fred y Kay Krehbiel, la compraron y, tras ocho años de restauración, la convirtieron en lo que se puede contemplar hoy día, el mejor hotel del mundo.

Uno de los elegantes salones | Fotos cedidas por Ballyfin

Y llegó el año 2010 y Ballyfin llegó a ser hotel, en concreto uno de lujo con 15 habitaciones (acaban de añadir cinco más): marquetería rehabilitada, frisos y cornisas rehechos, grandes columnas devueltas a la vida, en fin, un monumento convertido en establecimiento de cinco estrellas… o más.

Una vez dentro, el huésped se topa con fastuosos espejos dorados, camas de dosel que recuerdan a otras épocas, tejidos de primera gama, sofás y sillones señoriales, una decoración a la vieja usanza pero con un estilo contemporáneo y, por supuesto, un servicio de mayordomos como mandan los cánones en un país como Irlanda: exquisito, delicado, sin abrumar.

Cama con dosel en una de las habitaciones | Fotos cedidas por el hotel Ballyfin

Fuera del hotel, y perteneciente a él, se extiende un paraíso verde de 614 hectáreas de jardines privados, aislados del mundanal ruido, en los que se puede montar a caballo o disfrutar de un picnic… servido por un mayordomo del Ballyfin, claro. Esos jardines son los que llenan, en gran parte, las despensas de su cocina. Vegetales, hierbas y frutas que luego se pueden degustar en el restaurante, además de huevos frescos que los huéspedes pueden recoger ellos mismos cada mañana y luego zampárselos. Ya sabe, si quiere deleitarse con los placeres del mejor hotel del mundo, Irlanda es su destino. Kim Kardashian y Kanye West lo hicieron en su luna de miel, ¿por qué usted no?

Un agradable picnic en Ballyfin | Fotos cedidas por el hotel Ballyfin

Kino Verdú | Madrid | 16/11/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.