RETIROS ESPIRITUALES

RETIROS ESPIRITUALES

5 monasterios españoles en los que retirarse durante un fin de semana

En España hay más de 600 conventos, monasterios y lugares de culto que permiten alojar a quienes deseen unos días de retiro y sosiego. En ellos, tranquilidad, oración, comida casera e incluso cantos gregorianos se dan la mano.

Seguro que la cifra te llama mucho la atención, pero son más de 600 los monasterios que actualmente hay en España con servicio de hospedería. No en todos admiten tanto a hombres como a mujeres, y muchos de ellos obligan a una invitación previa, pero eso no quiere decir que sea un imposible. Pensados para albergar visitantes, peregrinos, viajeros... muchos permiten compartir con los monjes la vida diaria, tanto en lo que toca a espiritualidad como a los quehaceres tradicionales: cuidar el huerto, limpiar, cuidar el jardín...

Es un turismo barato porque suele conllevar una sencillez extrema en lo que es el alojamiento en sí. Además, allí no hay Internet ni se permiten móviles o entretenimientos que puedan romper la paz del lugar. Así, el objetivo de tranquilidad y desconexión está más que asegurado. Te damos las pistas de algunos de los más importantes, por si estás buscando tú también un paréntesis alejado del estrés diario.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

1. Hospedería del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Puebla de Guadalupe (Cáceres). Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993, pocos lugares hay más impresionantes que este, con un magnífico claustro gótico y ahora en manos de frailes franciscanos. Pasear por su interior es hacerlo entre obras de los siglos XIII al XVIII. Ahí es nada. Tiene 47 habitaciones y sí hay acceso a Internet. Es más parecido a un hotel y sirven platos extremeños.

Monasterio de Leyre

2. Monasterio de Leyre (Navarra). Aquí sí que es más fácil experimentar lo que es una experiencia monástica. Considerado una de las joyas del románico español, este monasterio de Navarra está habitado por monjes benedictinos y el conjunto de edificios tiene dos hospederías, de la que una es más un hotel y, la segunda, dentro de la clausura y con acceso restringido a varones exclusivamente, para vivir con los monjes un tiempo. Los horarios, comidas y silencios son bastante estrictos.

Monasterio de Poblet

3. Monasterio de Poblet. Vimbodí y Poblet (Tarragona). Aunque el monasterio fue fundado en 1150, su hospedería exterior es de las más recientes. Tiene 42 habitaciones muy sencillas y a los huéspedes ofrecen platos típicos de la gastronomía catalana. Se puede visitar su bodega y una réplica de la capilla de Santa Catalina (la real está en la zona de clausura). Si se quiere entrar en esta parte, es una hospedería solo masculina, donde se comparte la vida con 30 monjes y no puedes quedarte más de una semana.

Claustro del Monasterio de Santo Domingo de Silos

4. Monasterio de Silos (Burgos). En el valle de Tabladillo, es uno de los monasterios más famosos de España, especialmente por el canto gregoriano de sus monjes. Aquí la vida monástica se remonta al siglo IX y son dos monasterios yuxtapuestos en torno a dos claustros –uno es medieval y otro, clásico barroco–, la iglesia y la zona de las celdas, restaurada en los años 70 tras un incendio. Allí solo admiten hombres, que pueden orar, leer, meditar... o compartir la vida de los monjes.

Real MOnasterio de Yuste

5. Real Monasterio de Yuste (Cáceres). Sentirse como el emperador Carlos I en sus últimos días, pero sin ataques de gota, es lo que se podrá experimentar si uno se hospeda en este importante e histórico monasterio de Cuacos de Yuste, en Extremadura. Eso sí, hay que realizar antes una petición formal a los monjes (actualmente, polacos), estar dispuesto a ayudar en los quehaceres y asistir a los oficios religiosos. Solo para varones.

Viajestic | Madrid | 15/05/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.