Ándate con ojo este verano

Ándate con ojo este verano

Las medusas venenosas más comunes de las costas españolas

Repasamos las siete medusas más peligrosas que nos podremos encontrar en nuestras playas este verano. Las hemos clasificado por lugar y peligrosidad. Receurda que las consecuencias de que una de estas criaturas marinas se cruce en tu camino pueden ser desde intenso dolor a ampollas o incluso la muerte por ahogamiento.

Las medusas venenosas más comunes de las costas españolas
Las medusas venenosas más comunes de las costas españolas | Viajestic

La medusa es ese visitante desagradable con el que todos nos hemos topado más de una vez cuando intentábamos disfrutar de un baño en el mar. Su picadura es dolorosa y en algunos casos puede ser peligrosa. Con los océanos cada año más y más calientes estas criaturas se reproducen por millares y nos pueden arruinar un día en la playa. Aprende a reconocerlas para evitar el riesgo.

1. La carabela portuguesa (Physalia Physalis): Empecemos por la medusa más peligrosa con la que nos podemos encontrar. El contacto con sus tentáculos, que llegan a medir 20 metros o más,  pueden tener consecuencias muy graves para los bañistas. La gran concentración de nematocistos y su potente veneno con propiedades neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas pueden llegar a producir en algunas situaciones un shock neurógeno provocado por el intensísimo dolor y la parálisis.

Su hábitat y cómo reconocerlas: Se las ve regularmente en la costa gallega y del Cantábrico. También ha sido avistada en aguas del Mediterráneo. Su mayor característica es su vivo color violáceo y su vela llena de gas que las hace flotar y desplazarse con el viento.

La carabela portuguesa (Physalia Physalis)

2. La medusa luminiscente (Pelagia Noctiluca): Esta medusa puede llegar a medir 20 cm de largo y su peligrosidad radica en que suelen ir en enjambres y esto hace que la superficie de piel afectada por su toxina sea muy grande, sus tentáculos causan irritaciones y escozor pudiendo incluso dejar una herida abierta que se puede infectar. El veneno podría llegar a causar problemas respiratorios, cardiovasculares y dermatológicos.

Su hábitat y cómo reconocerlas: Las encontramos por toda la costa Atlántica y Mediterránea. Tienen un color rosado rojizo que permite distinguirlas muy bien, tienen cuatro tentáculos orales muy gruesos y tienen toda la superficie cubierta de verrugas que segregan un veneno urticante.

La medusa luminiscente (Pelagia Noctiluca)

3. Medusa de compases (Chrysaora Hysoscella): Su peligrosidad es elevada,  sus tentáculos de hasta 5 metros de longitud causan picor y quemazón al principio e inmediatamente después aparición de quemaduras y ampollas, produciéndose marcas que  tardan un tiempo en desaparecer.

Su hábitat y cómo reconocerlas: Son bastante comunes tanto en el Mediterráneo como en la costa cantábrica. Su color es blanco amarillento y tiene un diseño radial característico que recuerda al dibujo de 16 compases abiertos hacia el exterior. Está formada por 32 lóbulos y 24 tentáculos largos y finos.

Medusa de compases (Chrysaora Hysoscella)

4. La avispa de mar (Carybdea Marsupialis): Si un bañista entra en contacto con esta medusa, sus tentáculos le inyectaran las toxinas causando una terrible sensación de dolor, así como el enrojecimiento e inflamación de la zona afectada. En pocos minutos el afectado sufrirá un colapso cardiovascular que puede resultar en la muerte.

Su hábitat y cómo reconocerlas: En 2008 hubo una invasión de estas molestas medusas en nuestras costas del Mediterráneo. Tiene 4 tentáculos, es transparente y pequeña.

Carybdea Marsupialis

5. Medusa Olindia (Olindias phosphorica): Se trata de una especie muy urticante, sus picaduras son muy dolorosas y causan muchos problemas a los bañistas.

Su hábitat y cómo reconocerlas: La podemos encontrar de forma masiva en las costas del Mediterráneo y en las zonas cálidas del Atlántico. Es transparente con un dibujo radial rojizo y tiene los tentáculos azulados.

Medusa Olindia (Olindias phosphorica):

6. Medusa Aguamala (Rhizostoma Pulmo): Esta medusa gigantesca no produce daños en la piel graves, pero puede producir irritaciones, no sólo por contacto directo con estas medusas o los fragmentos de tentáculos liberados en el agua, sino también por su presencia en aguas de zonas costeras cerradas a mar abierto.

Su hábitat y cómo reconocerlas: Las tendremos todo el verano tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico. Es característica por su forma de campana blanca y azulada con 8 gruesos tentáculos orales.

Medusa Aguamala (Rhizostoma Pulmo)

7. Aguacuajada (Cotylorhiza tuberculata): Por último añadimos esta medusa poco peligrosa pero muy molesta. Su picadura tiene efectos muy leves debido a que sus tentáculos son muy cortos aunque irrita la piel, no requiere atención médica.

Su hábitat y cómo reconocerlas: Esta medusa es muy común en el Mediterráneo y una autentica invasión en verano en el Mar Menor. Su forma es muy característica ya que parece un huevo frito, tiene un color marrón amarillento y no tiene tentáculos.

Aguacuajada (Cotylorhiza tuberculata)

Isabel Ruiz | Madrid | Actualizado el 07/08/2018 a las 10:38 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.