UNA ISLA GENUINA Y AUTÉNTICA

UNA ISLA GENUINA Y AUTÉNTICA

Los colores más bonitos de Italia están en Nápoles

Viajar a través del impresionante golfo de Nápoles, dominado por el imponente Vesubio, es toda una experiencia. Y sus joyas, sus islas, las que se asientan en su bahía, se pueden ver aquí en todo su esplendor.

Y de las tres islas, Procida, la más pequeña, es también la más auténtica y espectacular, por su belleza virgen y natural, y por sus coloridos pueblos de pescadores famosos en el mundo entero. Conocer Procida y disfrutar de los colores más bonitos de Italia.

La isla, de origen volcánico, está dominada por un pueblo fortificado medieval amurallado desde el que las vistas son impresionantes, y esconde entre sus muros, la Abadía de San Michele del siglo XI y el Palazzo D'Avalos, una casa señorial construida en el siglo XVI y luego utilizada como prisión hasta 1988.

Las encantadoras callejuelas que caracterizan Procida permiten en una escapada, combinar el relax de la playa, con el atractivo de sus edificios y de sus arquitectura, la del casco histórico, testimonio vivo de épocas pasadas. Una arquitectura que se caracteriza por hileras de casas altas y coloridas llamadas Casali, que se asientan una encima de la otra a las que se accede por largas y empinadas escaleras exteriores.

Procida | Visit Procida

Marina Grande, es el puerto principal de la isla y hasta el pueblo de Marina di Corricella en el otro lado, uno descubre una secuencia de colores brillantes, callejuelas angostas, antiguas casas de arco ancho, barcos y redes de pesca.

La antigua aldea de Terra Murata, el punto más alto de la isla de Procida es el mejor lugar para disfrutar de unas vistas impresionantes del Monte Vesubio, Capri y Sorrento. Una vez feudo medieval, fue la única zona habitada en la isla durante muchos siglos.

Terra Murata. Procida | Visit Procida

Hermosas iglesias antiguas, casas pintadas de colores brillantes, palacios elegantes, pequeñas plazas con monumentos simbólicos y cráteres de volcán extintos en la costa, son solo algunos de los increíbles encantos que se concentran en un espacio tan pequeño.

Tanto es así, que el pueblo de pescadores de Marina di Corricella con sus coloridas casas y sus barcos de pesca, ha sido elegido por algunos directores de cine como escenario de películas tan conocidas como "El cartero y Pablo Neruda", "El talentoso Sr. Ripley", "La isla de Arturo"o “Il Postino” Películas en las que los locales han participado además como figurantes. Y cada año se celebra aquí un festival de arte y cine, Il Vento del Cinema.

Marina di Corricella. Procida | Visit Procida

Dos de las playas que no hay que dejar de visitar son: playa del Pozzo Vecchio, protagonista de algunas escenas de la película “El cartero y Pablo Neruda”, y la playa de la Chiaiolella, la más frecuentada de la isla.

Procida tiene un encanto único que transmite sobre todo tranquilidad.

Procida | Visit Procida

Auténtica y genuina, lo mejor de esta isla es que ha permanecido alejada del turismo de masas. En Procida hay pocos hoteles, el ambiente es muy tranquilo, la vida sencilla, y las principales actividades, hoy como hace siglos, siguen siendo la pesca, la vela y la agricultura.

Sus pequeños puertos, sus aromas y colores, desde las redes de pesca hasta las flotillas de pequeñas embarcaciones pesqueras, y sus calles estrechas hacen de este rincón del golfo de Nápoles un lugar simplemente embriagador.

Un fin de semana o un pequeño puente, son momentos ideales para disfrutar de las maravillas de esta isla, del mar y de la naturaleza. Acércate a disfrutar de los colores más bellos de Italia.

Más información: Turismo de Procida

También te puede interesar

La Ruta del Color

El barrio de La Boca, color y autenticidad en Buenos Aires

Marta Rivas | Madrid | Actualizado el 07/08/2018 a las 08:21 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.