La ciudad eterna

La ciudad eterna

¿Cuál es la mejor época del año para viajar a Roma?

La ciudad eterna está dispuesta a recibirnos en cualquier época del año, pero en cuatro meses concretos la sentiremos más bonita y asequible que nunca. Os lo contamos.

Judith Torquemada | Madrid | 07/11/2018

Coliseo
Coliseo | Roma

¿Sois de los que antes de viajar necesitáis planearlo todo al milímetro y tener hasta el más mínimo detalle controlado? No os preocupéis, no sois los únicos, nunca seréis los únicos. Aunque hay quien prefiere vivir en la improvisación (una opción tan válida como cualquier otra), dejar que las cosas sucedan sin un control previo puede desquiciar a más de uno. Y puede estropear un viaje.

Por eso, muchas personas antes de animarse a hacer ese viaje necesitan preguntarse muchas cosas. ¿Dónde me hospedo? ¿Qué ropa me llevo? ¿Cuántas cosas reservo de antemano? Y la pregunta que nos ocupa estas líneas: ¿cuál es la mejor época del año para viajar a ese destino?

La eterna pregunta, en esta ocasión además en la ciudad eterna. Roma es uno de los destinos más elegidos por turistas de todo el mundo, que cada año acuden en masa para dejarse conquistar por los encantos de una urbe que siempre está dispuesta a acogerlos con los brazos abiertos. Pero no podemos engañar a nadie: Roma también puede ser complicada. Aunque no tanto como su vecina Nápoles, podemos sentirla como un caos inmenso que no está satisfaciendo nuestros deseos y necesidades.

Vaticano | Roma

Así que, sí: esta pregunta es importante cuando se trata de Roma. Y podéis imaginar cuál es nuestra respuesta. Sabemos que los amantes del calor preferirán viajar con el verano, y también sabemos que es cuando resulta más factible cogerse vacaciones, pero debemos decir que es casi un error. Los meses de verano, Roma está abarrotada. Si tenéis esa posibilidad, debéis descartar viajar en verano. Los meses de invierno nos traen el frío, y aunque Roma es una ciudad cálida sin necesidad de nada más, lo cierto es que pierde parte de su encanto. Hay que verla bajo la luz del sol.

Nos quedan dos opciones: los colores del otoño o la alegría de la primavera. Cualquiera es válida y una buena elección. Octubre y noviembre, así como abril y mayo, son buenos meses para visitar Roma, sobre todo si lo haces por primera vez. Esos colores del otoño la acompañan y la complementan a la perfección, y está igualmente preciosa cuando empieza a florecer. Además los precios, como podéis imaginar, son más asequibles en temporada baja.

Resuelta esta duda, queda seguir con las preguntas restantes anteriores a un viaje y después lo más importante: lanzarse a ello.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.