RUTAS PARA LOS QUE QUIEREN ESTAR BAJO TIERRA

RUTAS PARA LOS QUE QUIEREN ESTAR BAJO TIERRA

La Polonia subterránea

Polonia bajo tierra, un universo de rutas y laberintos que atraviesan sótanos, minas, mazmorras o cuevas, pero no solo, porque también hay museos subterráneos que merece la pena visitar.

Todos hemos oído hablar de la Mina de Sal Wieliczka, Patrimonio de la Humanidad, una visita casi obligada si vamos a viajar a Polonia. En Viajestic os hemos hablado de ella. La conocida como “la catedral de sal subterránea de Polonia” tiene una profundidad de 327 metros y excavaciones de una longitud de más de 300 kilómetros de galerías, a lo largo de las cuales encontramos cámaras, rampas, lagos, pozos y capillas con hermosas figuras esculpidas en sal que versan sobre la historia del desarrollo de la minería desde épocas históricas. Las minas de sal de Wieliczka son unas de las minas de sal más antiguas del mundo y han sido explotadas sin interrupción desde el siglo XIII. Visitarlas es adentrarse en el interior de la tierra en algunos puntos hasta 100 metros bajo tierra.

Mina de Sal Wieliczka | Mina de Sal Wieliczka

Pero son menos los que han oído hablar de la mina neolítica en Krzemionki Opatowskie, una de las mayores atracciones de la Provincia de Świętokrzyskie, ideal para los amantes de la historia, las aventuras y la naturaleza. Con una ruta de 1,5 kilómetros de largo que transcurre entre antiguas excavaciones y montones de minas nos adentraremos unos 500 metros bajo tierra.

En Chełm, por ejemplo puedes visitar la única mina subterránea de tiza que existe en Europa. Una red de 2 kilómetros de túneles y cámaras en diferentes niveles donde, según la leyenda, un fantasma llamado Bieluch vive 13 metros bajo la superficie y distribuye trozos de tiza a los turistas. Los pasajes subterráneos de tiza en Chelm también han servido como refugio para los residentes durante los ataques en la guerra y en los saqueos.

Pero en cuanto a atracciones subterráneas, Polonia tiene mucho que ofrecer. Los pasillos subterráneos bajo la plaza del mercado en Cracovia son el museo más reciente que se ha creado bajo la superficie de una ciudad en Polonia. Y visitarlo, es decir, descender por las escaleras que nos llevan al interior de la tierra en este caso, es hacer un viaje atrás en el tiempo hasta la Edad Media. Bajo la superficie podrás ver hasta caminos de piedra con baches hechos por las ruedas de los carros de la época del rey Władysław Elbow-high.

Museo Subterráneo Cracovia | Turismo de Polonia

En el siglo XIII, exactamente debajo de la plaza de este mercado, había un asentamiento que formaba parte de la gran aglomeración de Cracovia, una de las más grandes de Europa en ese momento. Pero este museo es solo uno de los muchos tesoros subterráneos.

Si te gustan las rutas subterráneas también puedes viajar a Rzeszów, la ciudad más al sudeste del país porque bajo el casco antiguo hay una ruta subterránea bajo la plaza del mercado y del castillo. Un camino que serpentea a través de bodegas construidas en el siglo XVIII y que es un laberinto subterráneo muy parecido al que también existe en la ciudad vieja de Lublin, la ciudad polaca más grande en el borde oriental del río Vístula, con una ruta de 300 metros bajo tierra que conecta las bodegas que ya existían en el siglo XVI.

Pero las rutas subterráneas en Polonia no conectan solo bodegas. La Polonia subterránea también tiene algo que ofrecer a los amantes de las fortificaciones. Los subterráneos del frente fortificado Oder-Warthe-Bogen, en polaco: Międzyrzecki Rejon Umocniony, son ​​uno de los lugares históricos más interesantes de Europa desde la época de la Segunda Guerra Mundial.

Subterráneos frente fortificado Oder-Warthe-Bogen | Międzyrzecki Rejon Umocniony

El laberinto subterráneo más moderno de este tipo se encuentra en Kamienna Góra. Durante la Segunda Guerra Mundial, allí estaba uno de los centros tecnológicos de la industria de la aviación alemana. Los guías locales se convierten en agentes de inteligencia polacos y roban los secretos del laboratorio subterráneo alemán, donde se encuentran partes del misil V-1, el cohete V-2 o incluso el enigma alemán.

También hay cuevas naturales. En la Cueva del Paraíso o Jaskinia Raj, en las montañas de Świętokrzyskie, se pueden encontrar vestigios de la vida prehistórica. Y la cueva del oso, Jaskinia Niedźwiedzia, es la más larga y la más bonita del país. La longitud total de sus corredores y cámaras es de 3 kilómetros y lo más sorprendente son sus cursos de agua subterráneos.

Jaskinia Niedźwiedzia | Jaskinia Niedźwiedzia

Más información: Turismo de Polonia

Si te gusta adéntrate en las profundidades, Polonia es un paraíso.

También te puede interesar

Un paseo por los pasadizos subterráneos de Tallin

Viaja por túneles secretos subterráneos en Londres como si fueras un paquete postal

Marta Rivas | Madrid | Actualizado el 07/08/2018 a las 08:30 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.