Destinos curiosos

Destinos curiosos

¿Por qué debo pasar un fin de semana en un pueblo prácticamente desierto?

Estamos acostumbrados a viajar a grandes ciudades o a destinos turísticos bastante masificados, y a veces nos olvidamos de lo importante que es desconectar por completo y pasar unos días en un lugar recóndito y prácticamente abandonado. Te contamos por qué debes hacerlo.

Rosa Suria | Madrid | 10/10/2018

Pueblos desiertos
Pueblos desiertos | Pueblos desiertos

En un mundo como el nuestro, en el que todo va demasiado rápido y en el que no hay descanso, el estrés no es extraño a nadie. Estamos acostumbrados a vivir a un ritmo que años atrás era impensable y que, además, nos va deteriorando poco a poco, sin que lleguemos a ser del todo conscientes. Salir de la rutina es prácticamente un imposible y descansar verdaderamente, y no de manera ficticia, aún más. Lo curioso es que muchas veces, cuando tenemos unos días para ello, decidimos apostar por viajes a grandes ciudades o a destinos turísticos que requieren mucho tiempo y actividad física para ser explorados.

Pueblos desiertos | Pueblos desiertos

Una decisión completamente comprensible: todos queremos conocer nuestro bello planeta. Pero no todo tiene que ser blanco o negro. De hecho, tenemos que aprender a escuchar a nuestra mente y a nuestro cuerpo y darles lo que necesitan en cada ocasión. Unas veces nos piden turismo, aventuras y viajes al otro lado del globo, pero en otras ocasiones lo que verdaderamente necesitamos es un descanso, un remanso de paz en el que encontrarnos a nosotros mismos y olvidarnos de esa locura que es el día a día.

Precisamente de ahí surgió el turismo rural, de esa necesidad de alejarnos de las grandes ciudades y reencontrarnos con nuestro origen, que no es otro que la naturaleza. Pero este turismo también se ha masificado, provocando que veamos estampas que antes eran impensables, como pequeños pueblos repletos de turistas ataviados con ropa de deporte. Sin embargo, siguen existiendo rincones menos explorados, con casas rurales más pequeñas y menos conocidas en los que puedes vivir esa experiencia de desconexión de la que hablamos.

Pueblos desiertos | Pueblos desiertos

Apostar por un pueblo pequeño, prácticamente desierto, es lo mejor que puedes hacer si quieres vivir una experiencia nueva. A poder ser, un pueblo en el que no conozcas a nadie, en el que sólo te conozcas a ti mismo y a aquellos que te acompañen. Un lugar en el que el único ruido que escuches sea el de la cotidianidad de los pocos hogares que queden activos en él, sin coches, sin sirenas, sin estrés. En el que poder caminar rodeado de naturaleza, viendo tan solo el horizonte, sin rastro de ningún rascacielos o fábrica. Un regreso al pasado, a nuestro pasado, para poder afrontar el presente.

Un fin de semana en un pueblo así te permitirá relajarte hasta términos que no imaginabas, te permitirá disfrutar de pequeños detalles que normalmente pasamos por alto, recargar las pilas de cara a una nueva etapa dentro de la rutina y, sobre todo, dedicarte tiempo a ti mismo, que debe ser lo primordial. No son necesarios los lujos ni las grandes distancias, la mejor desconexión está a la vuelta de la esquina y nos la estamos perdiendo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.