Consejos viajeros

Consejos viajeros

Trucos para irte de vacaciones con un bebé

Cuando nos convertimos en padres, nuestra vida se transforma por completo. La aparición de un nuevo miembro de nuestra familia, que a su vez se convertirá en la persona más importante de nuestra vida, supone un importante paso, pero nunca supondrá dejar de viajar. Aquí tienes una serie de trucos para que irte de vacaciones con tu bebé sea sencillo y placentero.

Viajar con bebés
Viajar con bebés | Consejos viajeros

Existe la creencia de que debemos aprovechar los primeros años de nuestra juventud para viajar y conocer mundo, porque cuando nos llegue la vida adulta y, sobre todo, la paternidad, las cosas se complicarán. Sin embargo, viajar con bebés y con niños algo más mayores es un verdadero placer. Una manera diferente de disfrutar de nuestra mayor pasión y de hacerlo incluso más intensamente, puesto que lo estaremos haciendo de la mano de nuestros seres queridos. ¿Es diferente? Sí. ¿Es por ello peor? Ni mucho menos.

Evidentemente, la cosa se complica en cierta manera cuando viajamos con los más pequeños. La libertad de la que disfrutábamos antes es sacrificada en favor de su bienestar, pero verles felices nos devolverá aún más emoción y más felicidad. Es lógico que a la hora de plantearte tus primeras vacaciones con tu hijo/hija tengas alguna que otra duda, no sepas muy bien qué destino escoger o cómo organizarlo e incluso llegues a pensar en que viajar con un bebé no es una buena opción. Pero esto último no debe ni pasarse por tu cabeza. Viajar siempre es la mejor opción.

Viajar en familia | Consejos viajeros

Queremos ponértelo algo más fácil y por ello hemos recopilado una serie de trucos que harán que te sientas mucho más seguro y menos perdido a la hora de planearlo todo. Unos consejos que buscan que, además, comprendas que viajar con bebés es tan bueno, natural y recomendable como hacerlo sin ellos.

Para empezar, lo más importante es precisamente eso, que lo organices todo. Hay quien acostumbra a viajar ‘por libre’, sin tener demasiado planeado, dejándose llevar una vez llegan al destino. Si eres de este tipo de viajeros y estás preparando un viaje con tu bebé, tendrás que cambiar al menos por un tiempo. Es importante que lo lleves todo bien pensado y organizado, porque si surge un imprevisto con un bebé las cosas pueden complicarse mucho. Nada de esperar a llegar allí para encontrar el alojamiento ni cosas similares, la planificación es importante.

En cuanto al alojamiento, también es importante que optes o bien por un apartamento o bien por un hotel que estén adaptados para bebés. Que te ofrezcan cuna de viaje, zonas comunes infantiles en el caso de que vayas a pasar largo tiempo allí y, sobre todo, que no sea de esos alojamientos que no permiten niños. Aunque parezca mentira, cada vez son más.

Viajar en familia | Consejos viajeros

Si hablamos de las visitas turísticas, te recomendamos que no optes por visitas muy largas o complicadas. Por ejemplo, si vas a viajar con un bebé muy pequeño, no es demasiado aconsejable que apuestes por largas caminatas en zonas inaccesibles o por una larga jornada en el museo. Es importante que tus paradas turísticas no sean demasiado duraderas y que, además, dejes algo de tiempo libre entre una y otra, por si el pequeño tiene hambre, debes cambiarle el pañal o algo similar.

Otra de las principales dudas llega cuando tenemos que escoger el destino. Si bien es cierto que podrás viajar prácticamente a cualquier lugar del mundo, es recomendable, sobre todo si es el primer viaje de tu hijo/hija que escojas un sitio no muy alejado. Los trayectos cortos lo hacen todo más sencillo, especialmente porque muchos niños no soportan estar en un medio de transporte durante muchas horas. Si además optas por un destino que ya has visitado con anterioridad, te sentirás mucho más cómodo y menos tenso durante todo el viaje.

Viajar con niños | Consejos viajeros

Por último, te aconsejamos que antes de viajar busques restaurantes donde ofrezcan la opción de llevar tu propia comida para calentar, si el bebé ya come purés y papillas, así como que localices los hospitales y farmacias, por si el pequeño se pusiera malo o se sintiera indispuesto. Esto no significa que vaya a ocurrirle nada, pero viajando con un bebé es bueno tener a mano toda esta información por simple prevención y para que uno se sienta más seguro.

¡Ah! Y lo más importante. Disfruta del tiempo con el bebé, muéstrale tu pasión desde pequeño y no cortes tus alas ni las suyas. Puede que tus vacaciones hayan cambiado, pero serán incluso más emocionantes que antes.

Rosa Suria | Madrid | Actualizado el 07/08/2018 a las 08:36 horas

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.