NATURALEZA, PLAYAS, Y TURISMO ACTIVO, UN PLACER PARA LOS SENTIDOS

NATURALEZA, PLAYAS, Y TURISMO ACTIVO, UN PLACER PARA LOS SENTIDOS

Descubre los paraísos verdes de Japón

De los 21 lugares de Japón catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuatro son exclusivamente parajes naturales.

Japón dispone de numerosos lugares de interés histórico y cultural reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Y cuatro de ellos, algo que es probable que no sepas, son entornos naturales y auténticos tesoros del país. De norte a sur:

Shiretoko. La península de Shiretoko en la parte nororiental de la isla de Hokkaido, la segunda isla más grande de Japón, es uno de ellos. De bellos parajes y escarpadas montañas rodeadas de acantilados y cascadas, este es el refugio perfecto para las aves marinas. Una península que es en su totalidad un parque nacional donde muchos de los bosques por los que se puede pasear son vírgenes.

Cataratas de Oshin Koshin. Shiretoko | Oficina Nacional de Turismo de Japón ©Yasufumi Nishi

La zona protegida es un enclave vital para especies marinas y terrestres, endémicas o en peligro de extinción

La UNESCO reconoció la importancia de Shiretoko por ser uno de los ecosistemas más ricos del mundo, tanto en su hábitat terrestre como en los mares que la rodean.

No dejes de visitar Utoro, con lugares como las cascadas de agua caliente de Kamuiwakka o los cinco lagos de Shiretoko; las cascadas Oshin-Koshin con una altura de 80 metros, la caída de agua más grande de la zona y una de las más bonitas; la zona del Cabo Puyuni o el puerto de Rausu, famoso por sus algas comestibles y sus mariscos como el cangrejo real; Monte Rausu, el punto más alto de la península con sus 1661 metros es conocido como “el Fuji de Shiretoko”. También se puede hacer un crucero con el buque "Aurora" por la costa de Shiretoko.

Shirakami. Entre las Prefecturas de Aomori y Akita, y al noroeste de Honshu, la isla principal de Japón, este es uno de los hayedos más extensos que se conservan en todo el mundo, y el único que existe en Asia Oriental. Este hayedo primigenio virgen es un entorno de vital importancia para el ecosistema de la zona, en donde se encuentran especies importantes como el oso negro o el serau japonés, además de las 87 especies diferentes de aves.

Lago Jyuniko. Shirakami | Oficina Nacional de Turismo de Japón © Yasufumi Nishi

Las cascadas de Anmon son la imagen más bella que se puede encontrar en los bosques de Shirakami Sanchi. Las aguas son cristalinas y fluyen atravesando la extensa vegetación del bosque. No dejes de pasar por el Centro de Visitantes de Shirakami Sanchi y el Shirakami World Heritage Center, o por el misterioso lago Juni-ko, formado por un grupo de 33 lagos diferentes y rodeado de bosques. Y un rincón secreto es la “laguna azul” o Ao-ike, espectacular con sus aguas de color azul cobalto.

Archipiélago de las Islas Ogasawara. En pleno Océano Pacífico, estas islas fueron descubiertas por el navegante español Bernardo de la Torre en 1543. Y es un paraíso de una treinta islas que formar parte del Parque Nacional de Ogasawara.

Bahía de Minamizaki. Islas Ogasawara | Oficina Nacional de Turismo de Japón ©Ogasawara Village Tourism Bureau

Su importancia se debe a que son un ecosistema aislado con paisajes que albergan especies endémicas y en peligro de extinción. Este archipiélago es un verdadero edén para los buceadores. En la isla de Chichi-jima se puede nadar o bucear con delfines, y la isla de Haha-jima el senderismo es algo obligatorio. La mejor época para ir allí es de abril a septiembre.

Yakushima. El primer espacio natural de Japón designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO esta en la isla de Yakushima, conocida por sus frondosos bosques y su relieve montañoso. Una isla en la que se pueden encontrar todos los climas del Japón condensados. Desde una zona subtropical a una zona sub-ártica. Es una auténtica delicia pasear por los densos bosques de cedros de este paraje natural, unos cedros que crean una atmósfera misteriosa.

Barranco de Shiratani Unsuikyo | Oficina Nacional de Turismo de Japón ©Yasufumi Nishi

Para los amantes del ecoturismo, explorar esta isla es una verdadera aventura y un placer para los sentidos. Enclaves de especial belleza son por ejemplo el Barranco de Shiratani Unsuikyo con su bosque primitivo, el bosque de los cedros Yakusugi, los cedros Jomon Sugi del Monte Miyanouradake, el Museo de los cedros Yakusugi, las cataratas Oko no Taki, Senpiro y Todoroki, el Huerto de Yakushima o la Playa de Nagata Inaka-hama.

Más información: Oficina Nacional de Turismo de Japón

También te puede interesar

Los espacios naturales más bellos de Europa

Seis rincones secretos de España que te sorprenderán

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.