CARIBE HOLANDÉS

CARIBE HOLANDÉS

Las pizzas más viajeras del mundo

Vivir en una isla remota del Caribe ya no es excusa para no poder cenar una pizza recién hecha en Domino’s. La empresa norteamericana acaba de crear un servicio de reparto en los aviones de Winair, una compañía local de las Antillas, que sirve a varias islas las pizzas que cocina en el aeropuerto de Sint Maarten.

La isla de San Martín es una de las más paradisíacas de las que componen las antillas caribeñas. Está dividida en dos mitades, correspondiendo una a Francia y otra a Holanda. Esta última, al sur, es un país autónomo dentro del reino de los Países Bajos. En Philipsburg, su capital, acaban de inaugurar un servicio muy especial. Concretamente, en el aeropuerto Princesa Juliana de Sint Maarten, que es como se llama en holandés la isla.

No se trata de un aeródromo más de los que pueblan el Caribe, pues ya te hemos contado que aterrizar en él puede llegar a ser peligroso para los bañistas, que ven como grandes aviones aterrizan casi rozándoles en la playa. Pero ahora es noticia por otra novedad. Allí acaba de comenzar un servicio muy especial de reparto a domicilio de pizzas. Gracias a un acuerdo entre Domino’s Pizza y la aerolínea local Winair, podrán llegar recién hechas a las dos islas más remotas del archipiélago, concretamente a Saba y San Eustaquio (St. Eustatius).

En ambos lugares no existen pizzerías de la franquicia americana (ni de ninguna), por lo que locales y turistas que quieran una de esa firma tenían, hasta ahora, que viajar hasta la capital del país. Sin embargo, ya no. Las pizzas se hacen en el local que Domino’s tiene en el aeropuerto, un repartidor la recoge y vuela con ella en uno de los aviones (son avionetas que parten cada 30 minutos aproximadamente, en un puente aéreo entre islas), para luego dejárnosla en casa.

Pizza en un vuelo de Winair

Es cierto que hay que pagar un extra, pero no es precisamente el precio de un billete de avión, sino unos 2 € de recargo que los vecinos de Saba y San Eustaquio están encantados de pagar, sobre todo porque pueden tenerla en casa en menos de una hora desde que hacen el pedido. No están mucho tiempo en el aire, pues el vuelo entre San Martín y Saba, por ejemplo, es uno de los regulares y comerciales más cortos del mundo.

El servicio, según informaron desde la gerencia de Domino’s en el aeropuerto, es todo un éxito y todos los días de este verano han recibido pedidos. Además, para que lleguen perfectas, se cocinan teniendo en cuenta los horarios de salida de los vuelos, así no están esperando innecesariamente en tierra a despegar. Los empleados saben el tiempo exacto que tardan en llegar corriendo a la pista de aterrizaje.

Aunque Winair no garantiza que la puntualidad de la entrega sea exacta, sí que ha hecho más felices a los devoradores de pizzas del Caribe Holandés.

Más información:
Aeropuerto Princesa Juliana
Winair

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.