Restaurante María Luisa

Restaurante María Luisa

El nuevo templo de la gastronomía en Sevilla

El Restaurante María Luisa, ubicado en el espectacular Hotel Mercer de Sevilla, ofrece una cocina basada en el producto y el recetario tradicional andaluz, con ciertas dosis de técnica y una cuidada y lúdica presentación.

El Hotel Mercer de Sevilla acoge el restaurante María Luisa
El Hotel Mercer de Sevilla acoge el restaurante María Luisa | Acción y Comunicación

Hay muchas razones por las que visitar Sevilla. Ahora hay que sumar una más: el recién inaugurado Hotel Mercer y su restaurante María Luisa. Inaugurado hace poco más de tres meses el Mercer Sevilla cuenta con todos los ingredientes para ser un referente del lujo hotelero a nivel nacional. Está situado en pleno centro histórico, concretamente en el Barrio del Arenal, a la orilla derecha del río Guadalquivir, y ubicado en un palacete burgués de 1880: la Casa Palacio Castelar, reformada por Cruz y Ortiz Arquitectos, de la que se han conservado la estructura original en torno a un patio central típicamente andaluz, la fachada clásica y la escalinata interior de mármol. Además de una localización inmejorable y de albergar 12 habitaciones equipadas con todo lo necesario para no querer salir, el hotel apuesta fuerte por la gastronomía a través de dos espacios: el Fizz Bar, que acoge la creativa propuesta líquida de Diego Cabrera y una nueva carta de snacks y el recién inaugurado restaurante María Luisa.

Restaurante María Luisa, en Sevilla | Acción y Comunicacion

Bautizado en honor al mayor parque de Sevilla, que fue donado a la ciudad en 1983 por la infanta María Luisa de Borbón, el María Luisa es el nuevo restaurante gastronómico del Hotel Mercer. Un restaurante que, por ahora, abre solo por las noches y que permite descubrir los sabores más auténticos y refinados de la cocina andaluza al mismo tiempo que ofrece un pequeño recorrido por algunos de los rincones más bonitos del hotel.

Codero Al andalus, que se sirve en el restaurante María Luisa | Acción y Comunicación

Y es que su oferta gira en torno a una completa experiencia culinaria que comienza con una degustación de diez creativos snacks en el hall del hotel, un espacio de serenidad, cubierto por una impresionante cúpula y arrullado por el sonido de la fuente mudéjar que lo preside. Ésta continúa en el comedor, con capacidad para unos 18 comensales y donde destaca el trabajo de interiorismo: el elegante papel de las paredes de la firma Arte-Internacional, el majestuoso buffet en mármol y madera de Marotte diseñado a medida por el equipo de interioristas de Mercer Hoteles, las mesas Gubi, las sillas de Knoll y las lámparas de Viabizzuno. Aquí, en el comedor, se puede pedir a la carta mediante una económica fórmula que permite elegir desde dos platos de la carta por 36€, hasta seis platos por 72€. Por último, los postres se sirven en el Fizz Bar pudiendo terminar la cena con uno de los cócteles del célebre barman Diego Cabrera.

La carta del María Luisa ha sido cuidadosamente concebida por el chef sevillano Rafael Liñán, mano derecha de Rafa Zafra en Heart Ibiza y con quien también participó en la apertura del restaurante Estimar en Barcelona. Su propuesta pretende poner en valor la idiosincrasia culinaria andaluza a través del uso de productos locales de primerísima calidad y de una base tradicional que sin embargo adereza con una depurada técnica y dosis de creatividad. Así en los snacks que dan comienzo al menú no faltan clásicos de la cultura popular del sur como el rebujito, el pescaíto frito, el salmorejo, las papas aliñás o el mollete de pringá, todos ellos pasados por el crisol de la vanguardia. Como entrantes, sobresalen los tomates Los Palacios del Bajo Guadalquivir, las cigalitas de Huelva en gabardina con mahonesa de ortiguillas y la gamba roja de Motril con cebolla confitada y su coral. En los segundos destacan la urta a la roteña, el bogavante a la marinera picante con mollete de Antequera y el cerdo ibérico en varias cocciones con puré de manteca colorá. Entre los finales, todos artesanos, hay por ejemplo torrija casera con mango y burbujas de miel y poleá (un postre típico sevillano parecido a las gachas) con espuma y pan frito.

Cucurucho de choco frito, uno de los platos del restaurante María Luisa | Acción y Comunicación

La carta de vinos recoge una cuidada, precisa y actual selección de vinos, elaborados por productores de tendencia en nuestro país y procedentes de distintas denominaciones de origen, poniendo especial atención a los vinos generosos (Fino, Amontillado, Oloroso y Palo Cortado) y Pedro Ximénez.

La oferta de restauración del Mercer Sevilla se completa con el Fizz Bar, una elegante coctelería que alberga la propuesta de uno de los mejores bartenders del momento: el argentino Diego Cabrera, quien ha diseñado una completa carta de cócteles clásicos, de creación, con champagne y sin alcohol. Para acompañar la bebida, el bar acaba de incorporar además una carta de snacks artesanos pensados para comer con los dedos y elaborados con productos premium y mucho sabor andaluz. Palos de nata Payoya, aceitunas violás, ensalada de aguacate y erizos, brioches de queso trufado y ostras al vinagre de Jerez son algunas de las propuestas de la primera snackería de Sevilla.

Si tienes pensado escaparte al Sur unos días, ya lo sabes. La experiencia será única. Te lo garantizamos.

Seguro que te interesa

5 hoteles con encanto en Sevilla

Las mejores tapas de Sevilla

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.