Turismo emergente

Turismo emergente

La magia de Colombia

Colombia es magia. Y más en tiempos de paz, un hecho que contribuirá a que los visitantes puedan descubrir el misterio que ofrece un país con un amplio catálogo de posibilidades: desde la región de la Amazonia, a la Andina, pasando por la Orinoquia, el Caribe o la Pacífica. Todo depende de ti y del tipo de viaje que quieras organizar.

Cartagena de Indias, en Colombia
Cartagena de Indias, en Colombia | Colombia Travel

Seguro que te interesa

5 ciudades para visitar en 2017

Exuberantes playas del Pacífico para perderse estas navidades

Si te quieres adentrar en el Amazonas y vivir la aventura, en esta región puedes descubrir maravillas naturales, con un paisaje que es una especie de tapete verde tupido con árboles tan altos como un edificio de diez pisos en el que las pocas áreas desprovistas de verde han sido ocupadas por ríos anchos. Allí entrarás en contacto con comunidades indígenas que conservan sus tradiciones culturales y que emplean, como desde hace siglos, materiales como fibras, maderas, cortezas y arcillas para elaborar mochilas, esculturas o vasija. Y una gastronomía en la que podrás probar el mojojoy, un gusano que vive en una palma y se come frito; el pirarucú, un pez que puede llegar a medir tres metros; y el casabe, hecho a base de harina de yuca. Sibundoy, Florencia, San José de Guaviare, Mitú o Mocoa son lugares que no puedes perderte.

La ciudad de cali | Matador Network

Una diversidad cultural con su música y su gastronomía es lo que quizás más te llame la atención si visitas la zona andina. Podrás apreciar la cultura cafetera de las montañas de Caldas, Risaralda, Quindío, Antioquia y Santander; y las vestimentas que van desde la ruana que cubre del frío hasta el sombrero de Aguadas marcan la región. Además, en esta zona se oyen y se bailan rumba carranguera, pasillo, bambuco, guabina, sanjuanero y rajaleña, entre otros. Y para comer, el plato montañero con sus fríjoles y el ajiaco santafereño que tiene guascas (una planta que se usa en su cocción) se extiende un menú que incluye tamales, envueltos de maíz, lechona y mucho más. Villeta, El Hobo, Socorro, Honda, Salamina, Prado, Pamplona, Tunja, Paipa, Girón, Neiva o Girandot son algunos destinos que no debes perderte.

En la zona más oriental del país, la Orinoquia se extienden llanuras inmensas donde se esconden secretos naturales que asombran por su belleza. Esta zona es clave para la biodiversidad, pues abarca territorios de seis Parques Nacionales Naturales (El Tuparro, Sierra de La Macarena, Tinigua, Cordillera de Los Picachos, Sumapaz y Chingaza). En los departamentos de Meta, Vichada, Casanare y Arauca se pueden explorar territorios vírgenes como el Parque Nacional Natural El Tuparro y Caño Cristales, llamado el ‘río de los siete colores’. Yacimientos arqueológicos y pictogramas; y comunidades entre las que están guahibos, puinaves y cuibas que elaboran artesanías son muestra del legado indígena de la Orinoquia. Arauca, Villavicencio, Yopal, La Macarena o Puerto Carreño son algunos destinos.

La maravilla del Caribe colombiano | Las riquezas del Caribe

La forma despreocupada de ver la vida de los habitantes del Caribe se refleja en ritmos como la cumbia, el merecumbé, el porro y el vallenato. El baile es esencial en esta parte del país. Aquí hay desde los sancochos de bocachico (un pescado) y de gallina hasta las empanadas de cangrejo y el rondón (un plato con pescado, caracol y cerdo, entre otros ingredientes) de San Andrés y Providencia. No dejes de visitar Barranquilla, Cartagena de Indias, Santa Marta, Mompox, Montería o Riohacha.

Y si lo que buscas es bucear o avistar ballenas, has de irte a la zona Pacífica. Al bucear en Gorgona y Malpelo se comprende la magnitud de la riqueza biológica que guarda la región del Pacífico, donde Nuquí, Bahía Solano y Utría son refugio de ballenas jorobadas y tortugas laúd. Escucharás música de raíces africanas que se toca con instrumentos como la marimba de chonta, el cununo y el guasá, donde suenan el currulao, el bunde, la juga y la salsa. Y cómo no, los colores, sobre todo el naranja de la fruta del chontaduro es característico del Pacífico, una región donde se prueban el sancocho de gallina, la lulada (un refresco a base de lulo) y el manjar blanco (un dulce hecho con leche). No te pierdas Cartago, Cali, Popayán, Buenaventura o Guapi.

Seguro que te interesa

10 aventuras (arriesgadas) en Chile

Dos lagunas cristalinas para escapar del frío

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.