Restaurantes curiosos

Restaurantes curiosos

Así es el restaurante de Malasaña en el que sólo se puede comer de madrugada

Aún no se conoce una explicación científica, pero lo cierto es que son muchas las personas a las que, después de salir de fiesta, les apetece enormemente comer pasta con tomate. Es una realidad. Y en Malasaña, el barrio más de moda de Madrid, existe un local perfecto para hacerlo.

Madrid tiene muchos atractivos, tantos que nos parece prácticamente imposible enumerarlos todos sin olvidarnos alguno. Uno de ellos es, sin duda, su ambiente nocturno. La capital de España es conocida mundialmente por su fiesta, por sus discotecas más visitadas y también por esos pequeños bares y clandestinos que siguen sorprendiendo a día de hoy incluso a los propios madrileños. Esa es la magia de la ciudad de los gatos, que nunca duerme y esconde muchos secretos, especialmente cuando el sol cae y la luna se convierte en la máxima protagonista con su brillo y su misterio.

Malasaña es uno de sus barrios más emblemáticos y más vivos. En cualquier momento del día encuentras ambiente entre sus calles y en sus locales, que ofrecen un mundo de posibilidades. Las noches, por supuesto, no iban a ser menos. El barrio está repleto de locales de moda en los que tomar copas, bailar y disfrutar de un ambiente que no encontrarás en ningún otro rincón de la ciudad, pero también de otros establecimientos algo más desconocidos que pueden convertir tu salida nocturna en una experiencia que nunca olvidarás.

¿A quién no le ha dado uno de esos antojos de pasta con tomate en plena madrugada, después de una buena fiesta? Este supuesto también está contemplado en Malasaña, y es que entre sus calles se encuentra un restaurante único, cuyo horario no es ni mucho menos común. Hablamos de Lady Pepa, un local que abre de madrugada y al que se accede bajo un código y con un sólo objetivo: disfrutar de unos riquísimos espaguetis a la boloñesa.

En plena calle San Lorenzo, un portero te recibirá y te preguntará, sin miramientos, qué es lo que quieres, qué vas a hacer. Es muy fácil, sólo tienes que responderle “he venido a comer” y el robusto hombre te permitirá cruzar las puertas del que puede convertirse en tu paraíso. Tras unas escaleras, entrarás en un salón, que puede tener cierto aspecto de cueva, plagado de mesas adornadas con el clásico mantel de cuadros rojo y blanco, como los que se ven en los italianos más costumbristas de las películas de la mafia. Al fondo, un piano que, gracias a unas hábiles manos, llenará de música el final de tu velada.

El clásico en Lady Pepa son los espaguetis a la boloñesa servidos en cazuela de barro, pero también se ofrecen algunas opciones más castizas como lentejas, fabes o callos, así como cerveza y agua. Lo mejor de este lugar, además de lo especial que es, es su ambiente. Una parada obligatoria, de esas que se tienen que hacer al menos una vez en la vida, después de una noche de fiesta. No intentes acudir al Lady Pepa a las 2 de la tarde, este restaurante sólo está abierto de madrugada. Un local para los gatos más callejeros, para los que aman la noche y para los que no quieren que termine nunca.

Rosa Suria | Madrid | Actualizado el 13/07/2018 a las 00:53 horas

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.